• Ana Fernández

Alba Soriano Gil:«La violencia de género es cuatro veces mayor para las mujeres con discapacidad»

Actualizado: jun 29

Psicóloga de la Asociación de Mujeres con Discapacidad (XARXA)


Ana Fernández. València


Alba Soriano pertenece a la Asociación de Mujeres con Discapacidad (XARXA), una entidad que busca la normalización y visibilidad de las mujeres con discapacidad en España. Su ocupación como psicóloga se integra dentro del Servicio Psicológico que ofrecen, sobre todo, a mujeres con discapacidad víctimas de violencia de género. Por ello, desde su organismo afirman que este colectivo está en riesgo de exclusión social y tienen mayores desigualdades que el resto de personas con y sin discapacidad. 


También es la coordinadora de la formación de Asistencia Personal de la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física  (PREDIF). En este aspecto, resalta la importancia de la figura del asistente personal como apoyo a estos colectivos, según expuso PREDIF en un artículo publicado el pasado mes de abril. 

Fuente: Alba Soriano

Para establecer un contexto, ¿cuál es la situación actual de las mujeres con discapacidad a nivel estatal?

Se dice que en España hay 3 millones de personas con discapacidad, de las cuales un 60% son mujeres, por lo que hay entorno a 700.000 mujeres con discapacidad más que hombres. Desde nuestra asociación veíamos que era un colectivo bastante grande y por ello quisimos poner el centro de atención en ellas.


El Observatorio de la Discapacidad Física expone que las mujeres con discapacidad pueden sufrir hasta 6 tipos de violencia de género. Destacan hasta un 8,2 % más de violencia física y/o sexual, un 8,8 % más de violencia psicológica emocional y un 7,3 % más de violencia económica. ¿Qué nos podrías decir sobre estos datos?

Al final este estudio es significativo para las mujeres con discapacidad si se compara con aquellas que no tienen una discapacidad reconocida. Por esta razón hay que poner un enfoque especial en ellas, sobre todo en realizar prevenciones específicas ante la creciente violencia de género.


«Hay que poner el foco en las mujeres con discapacidad, sobre todo en prevenir la violencia de género»

La violencia de género es una realidad que influye para todo el sexo femenino. Pero, ¿qué diferencias específicas tienen respecto al resto de la población?

Son varias, sobre todo en temas de accesibilidad, formación y empleo. En España hay un total de 500.000 personas con discapacidad ocupadas, donde un 60% son hombres y solo el 40% son mujeres. En cuanto al desempleo de larga duración, el 56% son mujeres con discapacidad, lo que genera una fuerte brecha salarial de un 14% entre estos colectivos con discapacidad. Respecto a la formación, se calcula que únicamente un 18% de mujeres con discapacidad pueden acceder a estudios superiores y el 25% tiene estudios primarios cursados.


Por otra parte, estas mujeres tiene un riesgo de pobreza extrema en una tasa que casi duplica al del resto de la población, ya que es un 7% más alta que los varones con discapacidad. Incluso tienen falta de visibilidad en medios comunicativos como las series de televisión, películas, anuncios, etc., y lo poco que aparecen son como personas que dan pena. Además, su participación en el ámbito social también es escaso, por eso

desde nuestra asociación incentivamos el asociacionismo para que puedan involucrarse en los asuntos de la comunidad.


«Tienen muchas diferencias, sobre todo en temas de accesibilidad, formación y empleo»

¿Cómo es su acceso a los servicios sanitarios?

Es muy complicado, porque o bien el centro al que acuden no está adaptado o la persona que las trata no sabe cómo hacerlo. Aquí hay muchos casos de mujeres que han ido ha hacerse una mamografía y si van con silla de ruedas los enfermeros no saben cómo incorporarlas de pie. Con esto, son muchos los ejemplos que se pueden poner del fuerte desconocimiento que hay en este ámbito.


¿Se están vulnerando otros derechos fundamentales?

Por supuesto. Aún en el siglo en que nos encontramos, yo conozco un dato que pensaba que nunca llegaría a ver. Leí que hace dos meses el Congreso derogó las esterilizaciones forzosas a mujeres con discapacidad, es decir, básicamente hace dos meses atrás esto aún era legal.


En nuestra asociación tuvimos una chica que tuvo un niño y debido a su discapacidad se lo quitaron. Más tarde, se volvió a quedar embarazada de una niña y en pleno paritorio la Guardia Civil fue a arrebatarle a su hija, por lo que ni siquiera la conoce. Esto demuestra que casos tan fuertes como este siguen ocurriendo y solo saben alegar que es por su discapacidad, aún sabiendo que ninguno de sus hijos ha estado mal cuidado.


«Solo hace dos meses que el Congreso derogó las esterilizaciones forzosas a mujeres con discapacidad»

Entonces, ¿piensas que la situación de la mujer con discapacidad ha evolucionado?

No, todavía nos queda mucho por recorrer. Ponemos ejemplos como el de esta mujer embarazada o algo tan básico como ir al dentista. Aquí en nuestra comunidad solo existe un centro odontológico con un asiento adaptado a la silla de ruedas y es de las pocas que existen en España. Es triste, pero la situación sigue siendo esta.


En el trabajo titulado Mujeres, discapacidad y sexualidad publicado en 2017, se habla de las discriminaciones y tabúes que existen hacia su vida sexual y afectiva. Entre ellas, se afirma que las mujeres con diversidad funcional son vistas como seres que carecen de erotismo, de sexualidad y de deseos sexuales. Pero, a su vez, son potenciales víctimas de abusos sexuales. ¿Qué opinas sobre esto?

Se las sigue tratando como niñas y las ven como personas incapaces de tener sexo, por lo que no se les da una educación sexual adecuada. Incluso ellas mismas piensan que nunca llegarán a mantener relaciones. La gente tiene que aprender a conocer sus necesidades y patologías para poder entenderlas y ayudarlas.


El riesgo de sufrir este tipo de violencia es cuatro veces mayor que las mujeres sin discapacidad y suele provenir de gente de su entorno. Además, ya no solo es que sean más propensas a recibir violencia de género, sino que en muchas ocasiones ni se las cree.

«No solo son más propensas a recibir violencia de género, sino que a veces ni se las cree»

Por tanto, teniendo en cuenta estos prejuicios, la falta de accesibilidad y el incremento de la violencia de género, ¿cómo les puede afectar estas múltiples situaciones?

​El principal problema es el miedo a la falta de cuidados, porque si las mismas personas que te cuidan son las que pueden hacerte daño, creen que denunciando podrían quedarse solas. Al final, todo esto les genera trastornos mentales, depresiones y patologías añadidas.


Además, tampoco hay un conocimiento exacto de la cantidad de mujeres que tienen una discapacidad a raíz de un ataque de este tipo. Cuando los medios de comunicación publican una noticia sobre violencia de género, no explican las consecuencias que pueden haber.


«Estas situaciones les generan trastornos mentales, depresiones y patologías añadidas»

Así pues, ¿se puede hablar de doble discriminación, por razón de género y discapacidad?

Por supuesto. Nuestro lema es decir que ser mujer y tener discapacidad es doble discriminación. Llegamos incluso a hablar de múltiple discriminación cuando vemos los problemas que tienen en el acceso al empleo, a la salud, a normalizarse entre la sociedad, etc.

¿Qué papel desarrolla la psicología en todo esto y qué valor tiene para estas mujeres y niñas con discapacidad?

Somos un servicio primario. Trabajamos principalmente en darles herramientas para prevenir este tipo de violencias, pero si ya las han sufrido hacemos talleres de empoderamiento donde incidimos en mejorar la autoestima y la autoimagen.


Les damos apoyo, información y las asesoramos para que ellas mismas puedan conocer mejor su discapacidad, lo que hace que se sientan mejor consigo mismas. Intentamos quitarles los pensamientos negativos para provocar un cambio de paradigma en su mentalidad. También gestionamos la comunicación y les enseñamos a expresar sus emociones y localizar sus sentimientos. Al final se trata de ayudar a las mujeres con discapacidad a aumentar su calidad de vida y su bienestar psicológico.


«Ayudamos a estas mujeres a aumentar su calidad de vida y su bienestar psicológico»

En 2020, COCEMFE junto a CEMUDIS realizaron un manual básico sobre género y discapacidad que, según afirman, sirve para poner de manifiesto las lagunas que aún existen en cuanto a obtención de datos y análisis que representen su situación en la actualidad. ¿Piensas que esto es así?

​Sucede igual que con los medios de comunicación cuando publican casos de asesinatos a mujeres y se olvidan de decir si tenía discapacidad o no. ¿Cuántas mujeres sufren a diario violencia de género?, ¿a cuántas matan? Pues son esos datos los que no están definidos en ningún lado, cuando en realidad son una herramienta fundamental para centrarse en problemas tan grandes como estos. Si todos nosotros supiéramos el número de mujeres con discapacidad asesinadas, las instituciones se interesarían más por ellas, pero está sucediendo todo lo contrario.


Si supiéramos el número de mujeres con discapacidad asesinadas, las instituciones se interesarían más por ellas

​​​Como coordinadora de Asistencia Personal de PREDIF, ¿cuál es la importancia de esta figura?

Es la persona que ayuda a tomar el control de tu propia vida. A veces se confunden con la labor de los cuidadores, quienes solo se centran en ofrecer servicios básicos. Pero realmente, el asistente personal hace lo que yo con mi discapacidad no puedo hacer.

¿Dirías que es el futuro para el desarrollo de estos colectivos?

Sí, porque les da independencia. Muchas veces los cuidadores son los propios padres o sus parejas y ellos no pueden acompañarlos a todos lados, algo que un asistente personal si puede hacer. Con su presencia se le está dando más protagonismo a la persona con discapacidad y es ella misma la que decide el rumbo de su vida, dónde quiere ir y cómo quiere hacerlo.


El asistente personal le da más protagonismo a la persona con discapacidad

Cuando se forman actos como los del 8 de marzo, donde se reivindican la igualdad del sexo femenino, ¿opinas que también se está representando la situación concreta de estas mujeres con discapacidad?

Actualmente hay movimientos feministas que no quieren disgregar a las mujeres según sus características, por lo que aún no tenemos una opinión clara sobre esto. Si que es cierto que en las últimas manifestaciones estas mujeres han tenido un lugar especial y les han dado un espacio para reivindicar sus derechos. Sin embargo, ahora hay algunas personas que están pensando en quitar este lugar privilegiado y solo hablar de mujeres a nivel global. Por ello, en nuestra asociación aún estamos debatiendo esta cuestión.


¿Qué acciones crees que debería hacer la sociedad y las propias mujeres con discapacidad para eliminar estas barreras aún presentes?

Es una lucha constante por hacer ver que son mujeres como cualquier otra. Se trata de enseñar desde niños que todos somos iguales, a pesar de las diferencias de cada uno. Tenemos que aprender a integrarlas y a normalizar su situación.






87 vistas0 comentarios